SENSACIONES EN LA ESCUELA

Este curso en la escuela estoy disfrutando de poder compartir que estoy un poquito más consciente y que estoy más presente. 
Estoy con niñ@s que este año cumplen cuatro años. 
Hoy nos hemos sentado en círculo y una niña ha empezado a llorar que quería ir con su mamá. 
Entonces les he dicho que íbamos a dedicarle unos minutos a ver qué sentía, qué le pasaba, y l@s demás al saber qué le ocurría han empezado a decir que ell@s  también querían con mamá. 
Entonces he hecho una ronda preguntándoles que prefieren al despertarles, quedarse en casa o venir a la escuela, y menos tres niñ@s, l@s demás han dicho que preferían con mamá. 
Yo les he validado, diciéndoles que era legítimo eso que sentían.
 Y con normalidad y en un ambiente amable hemos seguido charlando y jugando en círculo.
Parar, hacer un botón de pausa y sentir lo que estamos sintiendo, ponerle nombre, compartirlo, es maravilloso, nos conecta con nuestro ser esencial, nos hace tomar conciencia. 
o también les he dicho que prefiero estar en casa con mi pareja e hij@s y que disfruto mucho compartiendo con ell@s.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.