MIS CHISPITAS DE MINDFULNESS ESTÁN VIVAS

Mis Chispitas de Mindfulness siento que están vivas, cada vez que practico una de ellas, me conecto directamente con el aquí y el ahora. Por ello la práctica de cada una de mis Chispitas es única, íntima y personal.

La Chispita va conmigo y me acompaña desde donde yo estoy en ese momento de práctica.

Practicando mis Chispitas me voy conociendo cada día un poquito más y más de una manera amable

Practicando mis Chispitas voy aceptándome y queriéndome cada día tal y como soy, única y maravillosa.

Cada vez que practico una de mis Chispitas se despierta algo en mí que estaba dormido y que con la práctica, zas, despierta, germina y florece a mi ritmo.

Este lunes fui a una playa preciosa nudista en Barrika, un pueblo andando a una hora de mi casa. Fui en coche con mi hijo y mi marido, y hacía una tarde preciosa, y decidí volver andando para cuidarme, para ser amable conmigo misma, ya que la energía no fluía entre mi hijo y yo. Y pensé que sería un regalo de amabilidad dejarles disfrutar de ese rato de playa, y baño, a ellos dos y para mí el ir paseando descalza esa hora hasta casa. Y así lo hice, desde la amabilidad.

Ese regalo que me hice de amabilidad a mí misma fue maravilloso. Ese paseo me llenó de energía. Fue una hora de sensaciones en los pies al cambiar las texturas del camino, temperaturas del suelo, olor a rosas blancas, sonidos de coches, de gente. Y un placer para los ojos, verde, naturaleza, la mar, y el sol. Un sol entre nubes que se veía sólo la mitad y por ser las nueve y media de la noche, un sol al que se le podía mirar. Y ahí surgió una Chispita natural, que me hizo sin pensarlo PARAR, y estar disfrutando de la vista, de la brisa, del sol, y sintiendo ese placer en mi cuerpo, dibujándose una sonrisa de agradecimiento al universo por ser tan hermoso.

Y ahí me di cuenta de que mi Mindfulness, mis Chispitas son mías, sólo mías, las he creado desde las oportunidades que el universo me ha dado en estos años de consciencia, vienen desde lo que a mí me hace parar, sentir, vibrar y desde ahí las comparto contigo.

Por eso siento que Mis Chispitas están vivas, son una conexión directa con el aquí y el ahora y por ello cada vez que las practico son únicas, especiales e íntimas.

Como cada flor, como cada gota de agua.

La misma Chispita no es igual, cada práctica es única y personal.

He creado para todas las personas que desean ser amables consigo mismas un programa de acompañamiento por whatsapp.

21 CHISPITAS DE MINDFULNESS

Recibe durante 21 días audios con prácticas de mindfulness y reflexiones.

También tendrás acceso a una comunidad privada para compartir si lo deseas con mas compañeras.

Además yo estaré por y para ti, acompañándote en este camino.

Mas info AQUÍ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.