GRACIAS AL MINDFULNESS ME PUEDO AUTORREGULAR EN EL AMOR

amor bilaketarekin bat datozen irudiak
Como os he compartido en otras ocasiones soy integrante desde hace más de dos años de La Tribu Virtual de Madres Conscientes de María José Cifuentes e Yvonne Laborda.
En la Tribu, cada mes ahondamos, compartimos, nos nutrimos, nos hacemos un poquito más conscientes y ese crecer lo hacemos en torno a un tema central.
Este mes está siendo el de la Autorregulación y a mí me está despertando muchas reflexiones, sensaciones, emociones que estaban dentro de mí.
Y una de ellas os la quiero compartir en esta entrada de mi blog:
¿EXISTE LA AUTORREGULACIÓN EN EL AMOR? EN MI SENTIR, CON EL MINDFULNESS ES POSIBLE AUTORREGULAR EL AMOR.


?????

Cuando era niña sentía con ciertas personas adultas una energía maravillosa, llena de amor, de luz. Muchas veces iba donde mi madre y donde mi padre a  compartir estas sensaciones, y en la mayoría quitaban importancia a ese bienestar que yo sentía con esas otras personas, buscando en ellas fallos, errores que compartían conmigo, desde la crítica y el juicio. Yo sentía entonces un malestar, en la zona de mi estómago, lo recuerdo. Necesitaba la aprobación de mi madre, de mi padre para querer, admirar, inspirarme en esa persona.
Y al no tenerla, me contagiaba del discurso de mi madre y de mi padre y en cuestión de días me iba alejando de esa persona.
Ahora tomo consciencia de que miraba a las otras personas con los ojos de mi madre y de mi padre.
Mi sensación era que nadie era de fiar totalmente, cuando les contaba a mi madre y a mi padre que esas personas eran muy amables, me decían que tuviera cuidado, que estuviera alerta,  porque quizás buscaban algo a cambio
Y cuando no eran amables, que qué desagradables eran, o que qué malas personas eran.
Ahora tomo consciencia de que esto, estos discursos materno-paternos han dejado en mí mucha huella. Ha sido un mensaje de mi madre y de mi padre, que yo hasta hace no mucho se lo he transmitido a mis hij@s también, no desde la convicción, y sí desde el modelo único a seguir y de una manera más amable que mi madre y mi padre, pero lo he hecho.Ahora que puedo autorregularme, que siento que es algo natural,  que conozco la palabra, que siento que es mi derecho, escuchar mis necesidades y satisfacerlas, que si no tengo hambre no como, que si tengo sed, bebo, que si tengo ganas de mear, voy y meo.Ahora que siento que es algo que puedo hacer, que autorregularme me hace ser más amable conmigo misma y las personas que me rodean, ahora, he decidido empezar a hacerlo en el amor.Llevo tiempo haciéndolo desde la consciencia, sin saber ponerle palabras y sintiendo como me daba permiso.

Puedo escucharme, puedo dejarme sentir y querer o no estar con las personas, por propia elección, por resonancia. Y es maravilloso.
Sé, siento que puedo y quiero decidir si una persona me hace vibrar o no, desde mi propia vibración, sin consultar, sin pedir opinión a una tercera persona.

Cuando era niña también sentía que tenía que estar con ciertas personas adultas de una forma amable porque mi madre y mi padre me obligaban y yo no tenía ganas de estar con esas personas y menos de una manera amable.Personas en mi sentir de niña, de joven y ahora de adulta que no me respetaban, que no eran amables consigo mism@s ni conmigo.

Mi madre y mi padre sobre estas personas me decían que eran muy amables, que qué me costaba ser amable, que esas personas me querían mucho y que yo era una desagradecida.

Mi madre y mi padre me decían que a las personas adultas en general hay que hacerles caso y saludarles siempre, darles las gracias y pedirles las cosas por favor.
Siempre sonreírles, ponerles buena cara.
Sobretodo si eran vecin@s, conocid@s de ell@s.

Yo era muy observadora y me daba cuenta de que esas personas adultas a mí no me saludaban siempre con una sonrisa, no me compartían las  cosas con amabilidad, incluso algunas me daban un golpe en la cabeza, o en el culo como saludo cariñoso, o me tocaban el pelo, o una mejilla sin preguntarme antes.

Por ello yo les ponía caras no amables, demostraba abiertamente mi malestar, y por ello me criticaban.

Le decían a mi madre que si era muy movida, muy contestona, le decían a mi madre que me tenía que castigar, más mano dura.

Y yo le compartía a mi madre y mi padre este malestar y me decían que no era para tanto, que eran muy maj@s esas personas adultas, que eran nuestr@s vecin@s, y que yo era una maleducada.
Que no aguantaba nada.

La escuela era otro lugar donde el amor era obligado, donde yo no podía autorregularlo.

Yo me quejaba, les compartía a mi madre y mi padre mi malestar allí y ell@s me decían que era lo que había, y que en mi mano estaba que fueran más amables conmigo.

Yo en cambio sentía claramente que era la responsabilidad de las personas adultas que me acompañaban que hubiera respeto, una relación de amabilidad.

Estas reflexiones me han quitado mucha carga, me han hecho ver, comprender muchas actitudes, sentimientos míos que yo tomaba como que algo fallaba en mí, cuando era que yo estaba sola, sin nadie que me validara lo que yo sentía por las personas que me rodeaban.
Por ello muchas veces  cuando he querido dejar de estar con una amiga no he podido, no he sabido ser amable, pensando que yo era culpable de esa separación, que algo malo había en mí, que no aguantaba, que era rara, poco tolerante.
No me daba permiso a valorar, darle importancia a mi sentir en esas relaciones de amor.

Ahora sé que las relaciones son sentires, vibraciones, y energía.
Si hay sentir, vibración y energía, hay amor.

Estoy feliz de poder amar cuando y cuanto quiero, sin obligarme a dar besos siempre que…. a dar abrazos cada vez que,…. a tener que llamar, preguntar por ….cada semana, a tener que querer a ….porque es mi tía abuela y ella a mí me quiere mucho,…..

L@s niñ@s y l@s jóvenes son vibración, energía, puro sentir.
Por ello te invito a que les observes, si tienes hij@s a tus hij@s y si acompañas a niñ@s a es@s niñ@s, jóvenes que acompañas, que te acompañan.

Te invito a que dejes que ell@s te marquen el ritmo del amor entre vosotr@s.

?

Es maravilloso, ya que los besos, los abrazos, los masajes, los mensajes salen del corazón y eso se nota, se siente, se palpa.

??????

Ahora te quiero invitar a que te hagas unas preguntas.
Que primero te las hagas a ti misma.
Y después si tienes hij@s dirigidas a ell@s, y si acompañas a niñ@s, jóvenes dirigid@s a ell@s.

Te invito a que te dejes sentir las respuestas, tus sentires y si te apetece compartir conmigo, aquí estoy.

??????

¿Te das permiso para querer, para amar respetando tus necesidades de amar?

 

¿Dejas que te digan a quién querer, amar, cómo amarle, cuánto amarle?
¿Confías en ti misma cuando piensas, sientes que quieres a alguien de manera natural, espontánea?
¿ Las muestras de amor que das son espontáneas? O ¿ Son reacciones automáticas?
¿Te obligas a ti misma a querer a ciertas personas, porque son familia, porque crees que tienes que quererlas, porque…?
¿Te marcas rutinas en el amor, te obligas a dar besos cada vez que …, cuando entras en…., te obligas a llamar a ….cada semana,…?
Si alguna persona quiere darte un abrazo, un beso, una caricia y no te apetece, ¿se lo dices? ¿Se lo haces saber de una forma amable?
¿Lo consideras esto un modo de ser amable contigo misma y la otra persona o una manera de ser no amable con la otra persona?
¿ Te molesta que tu hij@, tu pareja,…. una persona de tu entorno te comparta de manera amable que no le apetece en ese momento tu caricia, tu beso, tu abrazo? o ¿ Sientes con ese compartir que hay intimidad emocional entre esa persona y tú?
??
Sea lo que sea que contestes, hazlo tuyo.
Sin juicios, ni críticas.
Siéntelo.
No hay respuestas acertadas, ni equivocadas.
Cada una tenemos las nuestras.
Mi invitación con estas preguntas es a que pares y tomes consciencia de cómo amas, de cómo te gustaría, de cómo necesitas amar.
Yo así lo he hecho y me ha dado luz.
Luz en saber cómo soy, cómo siento.
 Me ha ayudado a ser más amable conmigo misma, escuchándome, dándome voz en el amor.
Y me ha hecho liberarme, quitar mucha carga emocional negativa.
??
 Ahora te invito a que estas otras las preguntas te las hagas referidas a la relación de amor con tu hij@, con niñ@s, jóvenes que acompañas y te acompañan en tu vida:

 

 

¿Tus hij@s,  l@s niñ@s, jóvenes que acompañas sientes que quieren, que aman respetando sus necesidades? ¿Sientes que tú les acompañas desde la presencia en este amar?

 

¿O como madre, como adulta les dices, sugieres a quién querer, cómo y cuánto?

¿Confías en tu hij@, en l@s niñ@s, jóvenes que acompañas cuando sienten amor natural por alguna persona? O ¿Sientes miedo y le haces desconfiar de lo que sienten?¿Confías en su sentir o les haces sentir que son demasiado niñ@s, jóvenes para saber lo que es el amor?

 ¿Cuando tu hijo no quiere amar a alguien que tú amas, respetas lo que siente o intentas a toda costa convencerle para que quiera a esta persona importante para ti?
¿Les pones horarios, momentos obligados a las muestras de amor? En saludos, al irse a la cama, al levantarse,…o ¿Pueden expresarse libremente cuando a él/ella les apetece?
¿Les preguntas si les apetece un beso, un abrazo antes de dárselo? ¿O se lo das directamente pensando, suponiendo que seguro que le apetece?
Si tu hij@, un niñ@, un/a joven te dice que no le apetece un abrazo tuyo, lo aceptas? O te resistes, ¿le haces sentirse culpable?
Cuando tu hij@ te comparte qué necesita y lo antepone a tu necesidad ¿lo sientes como un acto de amor de tu hij@ hacia el/a mism@ o como un acto egoísta por parte de tu hija, niñ@, joven que acompañas hacia ti?
¿Les haces dependientes de vuestro amor o confìas en el amor  que os sentís?
???
Ahora te invito a ser amable contigo misma y que busques un lugar seguro y cómodo.
Vayas hacia allí y te coloques en una postura con presencia y cómoda para ti.
Y si te apetece, cierres los ojos.
Y visualices cómo te gustaría amar.
Y te invito, te animo a que seas amable contigo misma y empieces a practicar ese modo, esa manera desde hoy mismo.

???

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.